LA OPORTUNIDAD DE ORO DESPUÉS DEL #COVID19

En los últimos días, algunos clientes y amigos me han preguntado sobre qué tendencias se robustecerán a partir del aislamiento social que obliga el #COVID19. Dejando de lado el teletrabajo, cuyas contribuciones son obvias, deseo referirme puntualmente a una muy especial por su directa implicancia en el progreso y la prosperidad de las naciones: La tele educación o educación a distancia, que en nuestro país se ha desarrollado mucho a nivel de post grado, pero no así a nivel escolar ni de pre grado.

Muchos colegios y universidades privadas están aprovechando esta coyuntura para poner en marcha plataformas de educación a distancia a través de canales digitales. Por ejemplo, como consecuencia del aislamiento, social mi hija –y todos los alumnos del colegio donde estudia– reciben clases diariamente, de 8 AM a 1 PM y desde el lunes 16 de marzo.

Este asilamiento es un excelente período de prueba del sistema de educación a distancia y los colegios y universidades deberán pulir los fallos que se detecten e implementar, de cara al segundo semestre de este año, sistemas de educación no presencial capaces educar exponencialmente a un mayor número de personas, con una inversión considerablemente baja.

En el Perú hay algunos avances, y muy importantes. Por ejemplo, Santillana ha estructurado un innovador sistema que ayuda, por igual, a profesores y alumnos, a establecer un flujo de educación a distancia, suministrando de manera innovadora contenidos educativos aprobados por el Ministerio de Educación.

El sistema de educación a distancia permite reducir costos de todo tipo, principalmente en infraestructura y, por qué no, pensiones, y abrirá la oportunidad a miles de peruanos de acceder a educación escolar y universitaria.

Para tener una idea de lo que cuesta la educación presencial, según la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN), al 2025 el Perú necesita invertir S/ 4,568 millones en construcción de colegios públicos para atender al 100% la demanda educativa.

Con un buen sistema de tele educación a distancia gran parte de esos miles de millones destinados a infraestructura y su mantenimiento, podrán destinarse a otros sectores esenciales como salud y seguridad. Para llevar educación escolar a alguna zona alejada frontera ya no será necesario construir colegios y desplazar profesores, auxiliares, personal para mantenimiento, seguridad, etc.

La educación a distancia representa, sin duda, la oportunidad de oro para mejorar nuestra productividad laboral y reducir, de manera rápida y exponencial, ese gap que nos separa cada vez más del desarrollo y la prosperidad. La pandemia del #COVID19 ha puesto el antídoto frente a nosotros.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email