El regreso de Jaimito Guillermo, mi cartero

Debo confesar que hace más de diez años soy una asidua compradora en línea. Amazon, Ebay y hasta Wish me consideran una cliente destacada y es que las compras por internet han experimentado una evolución impresionante en el mundo y, por supuesto, también en nuestro país. Según un estudio de Interactive Advertising Bureau Perú (IAB), organismo mundial que representa a la industria de la publicidad digital, más de 5.1 millones de peruanos compró vía internet en 2018.

El acelerado crecimiento del comercio digital ha generado ofertas interesantes en el mercado. Así, por ejemplo, han surgido canales retail digitales con ofertas mucho más atractivas que las tiendas físicas, y las tiendas online de venta de productos chinos como Alibaba, AliExpress, Wish y de otros gigantes como Amazon o Ebay han aperturado desde hace un tiempo el envío directo a esta parte de Sudamérica, lo cual ha hecho más atractiva la oferta.

En toda esta vorágine ha (re) surgido un nuevo protagonista, que está pasando casi inadvertido: ¿quién deja nuestros pedidos?: Hace unas semanas apareció en el trabajo una persona preguntando por mí y al acercarme me dijo con entusiasmo y emoción: “Soy Guillermo, su cartero”. Guillermo desde hace cuatro años me dejaba mi correspondencia pero nunca habíamos tenido la oportunidad de coincidir en tiempo y espacio.

Guillermo, de 57 años, es cartero de profesión y desde los 24 se levanta de lunes a sábado a las 5.30 am. para llegar desde el Rímac, distrito en el que vive, hasta Miraflores, que es su zona de entregas. Pero, la profesión de Guillermo ha sufrido, como muchas otras, sus altas y bajas, pues la masificación del correo electrónico como parte del avance tecnológico hizo que redujera sus 200 entregas diarias de cartas a sólo 50. “Muy pocos envíaban cartas escritas a mano”. Esta proliferación del email que se sumó a la privatización de Correos del Perú –que ahora se llama Serpost—mandó a la jubilación a miles de carteros. Para suerte mía, Guillermo continúo, y su empleo cobró un nuevo impulso con la digitalización. Ya no entrega cartas, pero sí muchas compras que se hacen online, y su zona sigue siendo la que domina desde su juventud: Miraflores.

Este es mi homenaje para ti Guillermo, cartero de profesión, de la vieja escuela que te has adaptado al entorno digital, que amas lo que haces y que, como nosotros, agradece el avance tecnológico. Dejamos de enviar cartas, y ahora hacemos compras por internet, gracias a ello Jaimito Guillermo regresó.

Gianina Orellana
Gianina Orellana